Teatro de Muñecos
Granito Cafecito
Trabajo como Solista
Principal
Siguiente

Mi trabajo como solista empezó cuando viví en la ciudad de Manizales. Allí tomé la decisión de trabajar con títeres y como aparentemente era un género escénico menor a nadie le interesó acompañarme para asumirlo como actividad.

Con éste teatrino llevo a escena cuadros cortos de tres minutos de duración, "paso el sombrero" y vivo trabajando en las universidades, sindicatos, bares y restaurantes.
En 1982 ya he aprendido, en la práctica, la estructura dramática. El trabajo para adultos empieza a tornarse monótono; no sucede nada en escena, es un "teatro-carreta" y oscila entre chistes, euforias, doble sentido, argucias y astucias intelectuales para adultos politizados e imitación de los acontecimientos cotidianos de los humanos.
Inicié mi trabajo titiritesco con una variante del teatrino individual oriental que es éste:
Asumo entonces elaborar un trabajo más minucioso para los niños y la familia y poner orden a una actividad que realizo dominicalmente en el Parque de Chipre de Manizales. Y, como son los acontecimientos que le suceden a los artistas, apareció la propuesta del amigo, Ingeniero, Eduardo Huertas. Se le llamó Títeres Granito Cafecito, para representar nuestro principal producto de la región, el Eje Cafetero de Colombia; se inauguró el día de la fiesta patria más importante de mí país: el 20 de Julio de 1982.

.....mis hijas y su madre que fueron durante 17 años las primeras críticas objetivas y sinceras de mi trabajo: Juanita del Mar, Ani del Rio, Luz del Sol, Victoria de las Flores y Nohemy Parra.
Fuí representante y delegado por el gremio de las Artes Escénicas de Caldas ante los organismos estatales y representante de los titiriteros en el Primer Consejo Nacional de Artes Escénicas del Ministerio de Cultura de Colombia.

Como solista conservo el montaje de "Los Tres Chanchitos y el Lobo" pieza con más de 1.000 funciones y más de 1´000.000 de espectadores desde su estreno en el año de 1992.
A partir del año 2000 y luego de una disciplinada formación, con la peruana y hoy, titiritera Rosario Bello, compartimos y pregonamos la visión de la sensibilidad y la ternura en el escenario bolivariano, andino y latinoamericano.
Se ha gestado un nuevo ciclo en mi vida como titiritero: El viajar constante y permanente, hasta que el dramaturgo de la vida ponga fin al papel del personaje.

Nacímos como los transhumantes, en un hotel, el Hotel Carretero de Manizales. Inicíé esta profesión de titiritero con una idea: Encuentro clara diferencia entre el teatro de actores y el teatro de muñecos: el ego. De allí en adelante casi siempre me ha acompañado un técnico, investigador, creador, escritor o solidario. Por el respeto que me merecen, agradecimiento y gratitud por su compañia y aportes, les menciono, son ellos: Gilberto Gómez, Sonia Orozco, Victoria Valdéz, Jairo Hernán Uribe, León Dario Gil, Shely ....... Claudia.....

Manizales - Colombia
granitocafecito@hotmail.com