Carta del Alumno Hipotético a la Profesora Idealizada
Soy consciente que después de haber aprobado la primaria por el nuevo sistema de promoción automática, me hubiera gustado realizar un curso con la profesora idealizada.
Estoy plenamente seguro que la profesora idealizada con su presencia hubiera logrado lo que no pudo el profesor de matemáticas: Que le hiciera bien las tareas en la casa.
Pero... se hubiera atrevido ella a colocarme tareas para la casa ? Pienso que no. No es de las profesoras que le quitan a uno el tiempo de su individualidad para dedicárselo a su curso.
Victor Vesga Ariza
Volver
Teatro de Muñecos
Manizales - Colombia
Eso era lo que más me gustaba de la profesora catedrática de "Perfección Del Pensamiento Puro" y "Estética Del Pensamiento Para La Felicidad" era imposible que ella no me hubiera permitido soñar y fantasear con el pensamiento.
Prontamente me hubiera reiterado aquello de mirar y no tocar, me hubiera enseñado a percibir y no hacerme el loco, a conmoverme y no gritar, a hablar pasito sin enamorarme, a caminar con ella por el corredor del colegio y creer que la acompañaba hasta la casa, a mirar sus ojos y creer que me extasiaba con el universo, a sentirla respirar cerquita y aceptar que el planeta tierra no es de lo más estable, a darme cuenta que cuando no usa su perfume marca registrada y pasa junto a mí, me llega al olfato un olor a eternidad... y me hubiera enseñado a percibir que el silencio que se escucha en medio del mundanal ruido no es más que su pensamiento que recuerda al alumno hipotético que le hace bien la tarea en clase, porque para la casa, ella, no se atreve a colocar tareas.
Granito Cafecito
granitocafecito@hotmail.com